Konexión Alzheimer
10 consejos para reducir la desorientación en Alzheimer

07/03/2022

10 consejos para reducir la desorientación en Alzheimer

Consejos para familiares y cuidadores

Cuando hablamos de desorientación, solemos pensar en la llamada desorientación espacial. En la posibilidad de que la persona con Alzheimer se pierda en la calle. Pero la realidad es que, especialmente en etapas avanzadas de la enfermedad, la desorientación espacial ocurre también en el hogar. Aunque se trate de un ambiente bien conocido, las personas con demencia pueden necesitar de elementos que les ayuden a orientarse incluso en su propia casa.  

Pero el término desorientación también hace referencia a la ubicación en el tiempo. En personas con Alzheimer la desorientación temporal es también muy habitual, por lo que, como cuidador, hay que tener en cuenta aquellos elementos que le ayuden a ubicarse en el momento presente.

La desorientación es uno de los síntomas habituales en la enfermedad de Alzheimer. Aunque en el denominado periodo predemencia no es común, sí que lo es en etapas más avanzadas de la enfermedad. Para reducir los riesgos que conlleva la falta de orientación y la dificultad para ubicarse, te dejamos algunos consejos:

  1. Utiliza un vocabulario sencillo para comunicarte con la persona con demencia. Evita determinar una hora concreta para realizar una actividad. Es preferible usar frases como “es la hora del descanso” o “es el momento de tus ejercicios”.
  2. Ofrece a la persona con Alzheimer la posibilidad de ubicarse en el tiempo mediante elementos característicos de cada época del año. Un claro ejemplo es la decoración navideña, que ayudará a la persona con demencia a ubicarse de forma clara. También es recomendable recordar frecuentemente de manera verbal, en que año, mes o día nos encontramos.
  3. Emplea recursos materiales en los que apuntar eventos o información importante. Estos materiales deben ser grandes y estar ubicados en un lugar visible y familiar para la persona con Alzheimer. Por ejemplo, puedes usar un calendario con páginas y letras bien grandes y visibles para apuntar lo que consideres oportuno.
  4. Evita los cambios en la distribución de los muebles y otros elementos en el hogar. Limítate a cambios puntuales que puedan llamar la atención de la persona enferma y ayudarla a recordar. Puedes añadir una nueva fotografía de un familiar o ser querido de la persona con Alzheimer, pero los cambios deben ser pocos y no muy frecuentes, para que no generen episodios de ansiedad.
  5. Mantén el orden dentro de casa. Para una persona con demencia, ya sea en etapas iniciales o más avanzadas, el orden y la sencillez son importantes. Trata de dejar cada cosa en su lugar y evita tener demasiados objetos a la vista. Es preferible guardar los objetos dentro de armarios, y dejar en estanterías o a la vista únicamente aquellos que tengan un valor sentimental para la persona afectada.
  6. Utiliza dispositivos luminosos de luz tenue durante la noche. Estos dispositivos ayudan a ubicar las estancias y favorecen la orientación si la persona con demencia tiene problemas para dormir o trastornos del sueño. Una vez hayas decidido donde poner los puntos de luz, no los cambies de ubicación.
  7. Usa rótulos de distintos colores para las estancias del hogar. Aunque es probable que la persona con Alzheimer se sienta confusa al inicio, y haya días en que no recuerde su uso, con el tiempo, estos elementos pueden resultar muy útiles. También puedes utilizar etiquetas con dibujos en las puertas de las distintas estancias e incluso en armarios.
  8. Retira los espejos. A medida que la enfermedad avanza, la persona que la padece está más desorientada y confusa. Los espejos crean una sensación de amplitud que puede desorientar a la persona con deterioro cognitivo. Además, es posible que no se reconozca en el espejo, o que no siempre lo haga, y que se asuste en algunas ocasiones, por lo que tener espejos en el comedor o en el baño no es una buena idea. Puedes usar espejos de mano para los momentos en que sean necesarios
  9. Si la persona con Alzheimer se encuentra en la fase leve de la enfermedad, y sale sola del domicilio, asegúrate de que lleva encima y en un sitio accesible su documentación o un papel con indicaciones. Es muy recomendable usar una pulsera con la dirección y el número de teléfono de su cuidador o familiar. También puedes optar por colocarle en un bolsillo algún dispositivo que permita la geolocalización.
  10. En fases más avanzadas, o en entornos poco conocidos, la persona con demencia o Alzheimer debe salir acompañada. Aprovecha los paseos para ubicar elementos característicos de tu vecindario. Por ejemplo, una iglesia, esa tienda de comestibles que tanto le gusta, o una escultura fácilmente reconocible.     

Palabras clave

Contenidos relacionados

Personas jóvenes con Alzheimer reclaman planes para evitar la exclusión y el estigma
Ver

Personas jóvenes con Alzheimer reclaman planes para evitar la exclusión y el estigma

03/09/2021

Alrededor del Alzheimer siguen existiendo falsas creencias y ciertos tabús. Estos contribuyen a la exclusión y a la estigmatización de…

Prevención para evitar enfermedades neurológicas
Ver

Prevención para evitar enfermedades neurológicas

03/11/2021

Los datos de las enfermedades neurológicas Un 16% de la población española está afectada por algún tipo de enfermedad neurológica.…

¿Qué es el deterioro cognitivo leve?
Ver

¿Qué es el deterioro cognitivo leve?

16/09/2021

En la etapa de la enfermedad de Alzheimer conocida como periodo predemencia, encontramos dos fases bien diferenciadas. En la primera…

5 películas y un cortometraje sobre el Alzheimer para ver en familia
Ver

5 películas y un cortometraje sobre el Alzheimer para ver en familia

21/03/2022

Explicar qué le pasa al abuelo o abuela a un niño o a un pre adolescente, para que comprenda las…

Lo más leído

Descargas