Konexión Alzheimer
Alzheimer: un estilo de vida saludable marca la diferencia

27/10/2021

Alzheimer: un estilo de vida saludable marca la diferencia

Hábitos saludables

Se entiende como estilo de vida saludable el conjunto de comportamientos y actitudes cotidianas destinadas a mantener la mente y el cuerpo en un correcto estado de salud. Esto implica la alimentación, la actividad física, la relación con el medio ambiente y la actividad social, pero también aquellas acciones relacionadas con la prevención de efectos indeseables para nuestra salud.

En el blog de konexión Alzheimer, hemos tratado en distintas publicaciones varios de estos temas. Pero hoy queremos hacer un repaso a todas ellas para reunir en un único post, todo lo que podemos hacer con respecto al estilo de vida. Para prevenir la aparición del Alzheimer o mejorar la calidad de vida de la persona diagnosticada y de su entorno.

Estilo de vida: alimentación

Cuando hablamos de hábitos saludables es inevitable pensar en la alimentación. Una correcta alimentación, supone en muchos casos, prevenir o evitar complicaciones de enfermedades asociadas a la edad. Como la Hipertensión arterial o la diabetes. Estas patologías son habituales entre la gente mayor, pero adquieren una mayor dimensión si se desarrollan en una persona con Alzheimer.

Consulta nuestra publicación Beneficios de una buena alimentación para conocer más detalles sobre la dieta equilibrada y los beneficios de la dieta mediterránea.

Generalmente, las personas con Alzheimer no suelen tener un gran consumo energético en su día a día, por lo que sus requerimientos calóricos no son muy elevados. Entre las principales recomendaciones hay que tener muy en cuenta las siguientes:

  • Comer frutas y verduras diariamente.
  • Beber 1,5 litros de líquidos al día, durante los meses más calurosos aumentar la ingesta.
  • Comer pescado azul unas tres veces por semana.
  • Evitar cocinar fritos y rebozados. Mejor cocinar al vapor, a la plancha o al horno.
  • Comer en un ambiente tranquilo y procurar establecer una rutina en cuanto a horario y lugar.
  • Si la persona con Alzheimer no quiere comer, concentrar todos los nutrientes en un solo plato
  • Evitar las bebidas alcohólicas.
  • Vigilar especialmente con la temperatura de los alimentos. Servir las comidas templadas. Recuerda que los alimentos fríos facilitan la deglución.
  • Triturar la comida si la persona tiene problemas para masticar o tragar.

Quizás también te resulte interesante consultar esta entrada sobre los beneficios del pescado azul en personas con riesgo de Alzheimer.

Estilo de vida: actividad física

La edad es un factor condicionante a la hora de determinar la actividad física indicada en cada caso, pero no ha de ser un impedimento para realizarla. Hay que adaptar la actividad a las necesidades y posibilidades de cada uno.

Los principales beneficios de la actividad física moderada son los siguientes:

  • Ayuda a combatir ciertas enfermedades: La hipertensión, la diabetes o la artritis son algunas de las patologías en las que la actividad física se considera un pilar básico del tratamiento. También la depresión, tan asociada al Alzheimer, se ve beneficiada por la práctica regular y moderada de ejercicio físico.
  • Ayuda dormir mejor: Los trastornos del sueño son habituales en la enfermedad de Alzheimer. Una buena planificación en las rutinas de actividad física diaria, ayuda a conciliar el sueño y a descansar más durante las horas en que estamos durmiendo. Es recomendable concentrar un mayor volumen de actividad física durante la mañana. No se recomienda realizar las actividades que suponen mayor desgaste por la tarde, ya que esto puede suponer activarnos en exceso y puede resultar contraproducente en cuanto a la mejora de la calidad del sueño.
  • Permite controlar el sobrepeso: En personas que padecen Alzheimer, puede ser suficiente con establecer una rutina de paseos diarios que suponga un ligero esfuerzo para el individuo. Sin llegar en ningún caso al agotamiento o a la fatiga física. Tu médico de referencia puede ayudarte a establecer una rutina óptima.
  • Promueve la socialización: Ya sea con el cuidador, con los familiares directos o con otras personas en la misma situación, el ejercicio físico moderado conlleva superar ciertos retos que estimulan a la persona con Alzheimer y la ayudan a adquirir confianza en sí misma y en las personas que la rodean
  • Mejora el humor: Beneficiarse del buen humor generado por la práctica del deporte o la actividad física, es tan importante para la persona con Alzheimer como para los cuidadores. El día a día se hace más agradable si lo encaramos con buen humor.

Estilo de vida: actividad social y medio ambiente

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social. Los seres humanos necesitamos cuidar las relaciones con los demás para sentirnos realizados y saludables, y en las personas con Alzheimer, estas necesidades son igualmente importantes. Un claro ejemplo de los beneficios de la actividad social, lo encontramos en el agravamiento del deterioro cognitivo experimentado por las personas con Alzheimer debido al aislamiento y a las medidas restrictivas .

Aunque la enfermedad de nuestro ser querido se encuentre en etapas avanzadas, mantener el contacto con la persona enferma le ayudará a mantener su cerebro activo. Oír la voz de sus seres queridos es importante para disminuir la sensación de aislamiento que frecuentemente experimentan las personas con Alzheimer. También es importante para disminuir el riesgo de depresión, tan asociado a la enfermedad neurodegenerativa.

Otro aspecto que puede ayudar a la persona con Alzheimer a sentirse bien y a estimular su memoria y cognición, es realizar paseos acompañada de seres queridos por ambientes que le hagan rememorar momentos felices pasados. Los ambientes naturales son ideales para este propósito, pues el olor a tierra, el sonido de un rio o escuchar el canto de los pájaros pueden estar asociados a experiencias vividas con anterioridad.

Prevención de efectos negativos para nuestra salud

Tan importante es para nuestra salud adquirir unos hábitos de vida saludables como evitar los malos hábitos y prevenir situaciones de riesgo. Recientemente, una investigación publicada en la revista Neurology, ha demostrado que un cerebro activo puede retrasar la aparición del Alzheimer.

Otra forma de prevención para la rápida evolución del Alzheimer es fomentar del hábito de la lectura. Según expertos del Ace Alzheimer Center Barcelona, la lectura es una gran aliada para conservar la actividad y las funciones cognitivas de las personas con Alzheimer. Asimismo, recomiendan a familiares y cuidadores que acompañen a su ser querido en la lectura para conservar el hábito. También que pongan siempre a su disposición periódicos, libros cortos o textos redactados por ellos mismos procurando que estén escritos con letra grande y clara.

Para terminar, te recomendamos el artículo Los beneficios de la música en Alzheimer. En el que analizamos cómo la música tiene la capacidad de mejorar la calidad de vida de las personas con Alzheimer e indirectamente la de sus familiares y cuidadores.

Palabras clave

Contenidos relacionados

Súmate a la campaña «Un abrazo por el Alzheimer»
Ver

Súmate a la campaña «Un abrazo por el Alzheimer»

22/09/2021

Cada abrazo suma Siguiendo con nuestro propósito de establecer puentes y conexiones entre personas, presentamos la campaña Un abrazo por…

Fomentar el hábito de la lectura, recomendaciones de los expertos
Ver

Fomentar el hábito de la lectura, recomendaciones de los expertos

14/05/2021

La capacidad lectora es uno de los procesos que las personas con Alzheimer pierden más tarde, aunque es habitual que,…

Un ‘cerebro activo’ en adultos mayores, puede retrasar la aparición del Alzheimer hasta 5 años
Ver

Un ‘cerebro activo’ en adultos mayores, puede retrasar la aparición del Alzheimer hasta 5 años

13/09/2021

Una investigación publicada recientemente en la revista Neurology, ha puesto en relieve la importancia de mantener el cerebro activo para…

Hábitos saludables para prevenir la demencia: Evidencias científicas
Ver

Hábitos saludables para prevenir la demencia: Evidencias científicas

21/02/2022

Cada año se diagnostican 10 millones de nuevos casos de demencia. Las últimas previsiones hacen temer que la cifra de…

Lo más leído

Descargas