Konexión Alzheimer
Hábitos saludables para prevenir la demencia: Evidencias científicas

21/02/2022

Hábitos saludables para prevenir la demencia: Evidencias científicas

Hábitos saludables

Cada año se diagnostican 10 millones de nuevos casos de demencia. Las últimas previsiones hacen temer que la cifra de nuevos casos aumente gradualmente, llegando a alcanzar los 82 millones de casos diagnosticados en 2030. Para revertir esta tendencia y prevenir la demencia, una de las claves es adquirir hábitos saludables en edades tempranas.

La pérdida gradual de funciones cognitivas, es lo que conocemos como demencia. Con el envejecimiento, es frecuente que la memoria o las capacidades de concentración o para resolver problemas se vean afectadas. Esto puede ser debido a los cambios de hábitos que supone dejar de realizar la propia actividad profesional o a hábitos de vida poco saludables. Pero no debemos confundir estos cambios con un proceso de demencia irreversible, como es el Alzheimer.

Según la OMS, el estilo de vida determina en gran medida la salud cerebral. En su informe Risk Reduction Of Cognitive Decline And Dementia, se exponen las causas y hábitos saludables que pueden ayudar a prevenir la demencia.

Algunos trastornos o patologías se han relacionado directamente con un mayor riesgo de desarrollar demencias. Es el caso, por ejemplo, de la hipertensión arterial (HTA), la diabetes o la obesidad. Estas enfermedades se pueden prevenir con hábitos saludables. De este modo, se reduce también el riesgo de demencia.

Las demencias representan una de las mayores causas de discapacidad entre las personas mayores de 60 años. También tienen un gran impacto entre los cuidadores y las personas del entorno, tanto a nivel personal como económico. El coste social del tratamiento de las demencias en 2015, supuso un 1,1% del PIB mundial. A nivel familiar, los costes derivados de los cuidados a una persona con demencia son, a menudo, difícilmente asumibles.

Hábitos saludables y modificables para prevenir la demencia

Vamos a ver qué puedes hacer para prevenir las demencias mediante hábitos saludables, respaldando cada recomendación con evidencias científicas:

Actividad física:

Las personas físicamente activas, tienen menos probabilidades de desarrollar deterioro cognitivo. En 2009 se evidenció la relación en este estudio. La inactividad física es un factor de riesgo importante para distintas enfermedades, llegando a ser considerado el cuarto factor de riesgo para la mortalidad global. En el documento de la OMS Global recommendations on physical activity for health, se especifican y detallan algunas recomendaciones:

  • La actividad física regular está recomendada a todo tipo de personas independientemente de su edad y condición.
  • En personas mayores de 65 años, se considerará actividad física el transporte (caminar o ir en bicicleta por ejemplo), la actividad laboral (si la persona trabaja), la actividad física recreativa, y los ejercicios planificados en casa o en comunidad.

Alimentación:

Diversos estudios han demostrado que una intervención dietética apropiada, están involucrados en la prevención de enfermedades que aumentan el riesgo de demencia. La alimentación tiene una relación directa e indirecta con la probabilidad de aparición de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. Un estudio publicado en 2017, evidencia la relación entre la adherencia a una dieta mediterránea y un menor riesgo de deterioro cognitivo.

En nuestro artículo Beneficios de una buena alimentación en personas con Alzheimer, hablamos de la dieta equilibrada y la dieta mediterránea.

Consumo de alcohol

Según la OMS, el consumo habitual de alcohol es una de las principales causas de discapacidad a nivel mundial. De hecho, es causa directa de más de 200 enfermedades, incluyendo las demencias, tal y como se evidencia en este estudio.

El alcoholismo es considerado una enfermedad crónica. Las consecuencias en el entorno de las personas alcohólicas pueden ser devastadores, afectando a todos los ámbitos de la vida. Si una persona con problemas de alcoholismo es afectada por una demencia, es muy probable que las personas de su entorno requieran ayuda especializada para realizar las pruebas diagnósticas y empezar con el tratamiento aconsejado.

El alcohol está contraindicado en personas con demencia, pero también en personas con perfiles de riesgo. Si acostumbras a tomar vino para acompañar tus comidas, una medida preventiva podría ser limitar el consumo a días puntuales, y sustituirlo por agua en el día a día.

Tabaquismo

El tabaquismo es la primera causa de muerte evitable a nivel mundial. Es causa directa de cánceres, trastornos respiratorios y enfermedades cardiovasculares. El abandono del hábito de fumar ha demostrado tener un impacto directo y positivo en la calidad vida, reduciendo el estrés, mejorando el estado de ánimo, y alejando la posibilidad de padecer depresión.

Como hablamos en el artículo Enfermedad de Alzheimer y depresión, la relación entre Alzheimer y depresión es compleja, pero las evidencias actuales parecen apuntar que existe una relación bidireccional entre ambos trastornos.

Si eres fumador y abandonas el hábito, es muy probable que indirectamente también mejores tus hábitos alimentarios y de actividad física. Pero dejar el tabaco no es fácil, especialmente tras años como fumador. Te recomendamos que te pongas en contacto con especialistas que te ayuden a hacer el proceso más asumible.

Actividad social

Está demostrado que las personas más aisladas socialmente, tienen mayores riesgos de padecer trastornos cognitivos que aquellas con una mayor interacción social.

Durante el confinamiento de 2020 y a través del estudio de los datos de este periodo, se puso en evidencia el impacto del aislamiento y el distanciamiento social en la salud mental provocado por las medidas restrictivas. Mantener una vida social activa, es un factor protector que te ayudará a prevenir la demencia y el Alzheimer.

Contenidos relacionados

Enfermedad de Alzheimer y depresión ¿Cómo se relacionan?
Ver

Enfermedad de Alzheimer y depresión ¿Cómo se relacionan?

06/10/2021

La enfermedad de Alzheimer y la depresión son dos trastornos bien diferenciados, pero que en ciertas ocasiones pueden llegar a…

Súmate a la campaña «Un abrazo por el Alzheimer»
Ver

Súmate a la campaña «Un abrazo por el Alzheimer»

22/09/2021

Cada abrazo suma Siguiendo con nuestro propósito de establecer puentes y conexiones entre personas, presentamos la campaña Un abrazo por…

Alzheimer: un estilo de vida saludable marca la diferencia
Ver

Alzheimer: un estilo de vida saludable marca la diferencia

27/10/2021

Se entiende como estilo de vida saludable el conjunto de comportamientos y actitudes cotidianas destinadas a mantener la mente y…

Fomentar el hábito de la lectura, recomendaciones de los expertos
Ver

Fomentar el hábito de la lectura, recomendaciones de los expertos

14/05/2021

La capacidad lectora es uno de los procesos que las personas con Alzheimer pierden más tarde, aunque es habitual que,…

Lo más leído

Descargas